enero 30, 2011

York (Reino Unido)


La historia de York es la historia de Inglaterra 
(George VI)


Ninguna otra ciudad inglesa ofrece un sustrato histórico tan amplio como York. Aquí estuvo el emperador romano Constantino el Grande (cuya coronación tuvo lugar sobre lo que ahora es el York Minster); aquí reinó el vikingo Erik Hachasangrienta; por aquí pasó Guillermo el Conquistador.


York está más o menos en el centro del Reino Unido, a una distancia equidistante entre Londres y Edimburgo; muy bien comunicada por carretera y ferrocarril con estas ciudades y también con Manchester y Liverpool, por lo que es fácil hacer visitas rápidas; aunque siempre está la oportunidad de quedarse varios días, ya que la ciudad merece una visita más reposada.

La ciudad cuenta con una treintena de museos e innumerables monumentos, además de tiendas y cafeterías en el bonito casco urbano, lugar donde estuvo la ciudad antigua y que aun conserva el nombre de sus calles, con el sufijo -gate (del gata nórdico, calle o camino).

El pasado vikingo
Fueron los vikingos daneses quienes conquistaron, a partir del 866, una parte considerable de la Inglaterra oriental, en torno a la ciudad de York, antigua colonia romana que llegó a ser capital del reino de Northumbria, a la que los vikingos llamaron Jorvik.

Jorvik llegó a convertirse en un importe enclave comercial vikingo a juzgar por la cantidad y calidad de los objetos encontrados en las excavaciones.

Desde allí extendieron el reino, que sería llamado Danelag (Danelaw, en inglés), donde se hablaba su lengua -algunas palabras relativas al comercio, la navegación y la legislación pasaron a formar parte del idioma inglés- y se gobernaba según sus leyes; aunque la principal fuente de ingresos estaba en un impuesto especial en plata llamado danegeld.

Debido a la gran prosperidad que alcanzó, Danelag fue continuamente atacado tanto por los ingleses del sur como por los vikingos noruegos procedentes de la colonia de Irlanda. Como la guerra y la política a veces cambian lo incambiable, los daneses tuvieron que aliarse en el 927 con el rey inglés Eduardo para luchar juntos contra los noruegos. Y pocos años más tarde los ingleses se aliaron con su enemigos naturales, los escoceses, para acabar con el reino vikingo.

Así, este reino de York duró hasta el año 954, después del cual los ingleses estuvieron libres de los vikingos por unos cuantos años; pero en el 980 recomenzaron los asaltos. En el 991, Olav Tryggavasson de Noruega, aliado con el rey Sveinn de Dinamarca, consiguió cobrar un cuantioso danegeld de 22.000 libras de plata.

En el 1002, el rey inglés Ethereld ordenó la ejecución de todos los daneses establecidos en territorio inglés. Enterado de la matanza, el rey danés Sven Barba Partida (hijo de Harald Diente Azul) armó una gran flota y pocos años más tarde ya era el dueño de Inglaterra, proclamándose rey, al que sucedió su hijo Knut (Canuto el Grande), que al mismo tiempo fue también rey de Dinamarca y Noruega. Pero con su muerte, en 1039, se terminó la dinastía, aunque no la presencia vikinga, ya que en 1066 llegó a las costas inglesas, con una flota de 300 barcos, el noruego Harald Cabeza Dura, hermanastro del rey Olav, que antes había estado formando parte de la guardia varega del emperador de Bizancio. Cuando fue derrotado en Stamford Bridge (cerca de York), se redujeron sus pretensiones sobre el suelo inglés a una tumba de su considerable tamaño (2,25). Esa batalla supone el final histórico de la era vikinga.

Jorvik Viking Festival
A lo largo del año se celebran más de 30 festivales de todo tipo, entre los que destaca especialmente el Jorvik Viking Festival, a mediados de febrero.



Ascenso y caída de Erik Hachasangrienta
Tema principal del Jorvik Viking Festival del año 2000

Eirik Blodöx (en inglés Eric Bloodaxe) nació en Noruega, hijo del rey Harald el Buenospelos (prometió no pelarse ni peinarse hasta conseguir dominar toda Noruega) y Ragnild. Tras la muerte de su padre, a los ochenta años, a pesar de ser el favorito de este, tuvo que disputar con sus hermanos por la herencia, llegando a matar a dos de ellos. Fue entonces cuando recibió su apodo.

Después de reinar durante 1 año, fue depuesto por su hermano Hakon y mandado al exilio (Hakon, que consiguió volver a unificar el país, moriría años más tarde a manos del hijo de Erik).

Eirik, incapaz de conseguir un ejército mayor que el de su hermano, huyó a las Orcadas y después a Escocia, donde vivió del pillaje. Más tarde se dirigió a Inglaterra; allí, debido a su sangre real, fue elegido rey de Jorvik por el rey Ethelstan, para que controlase la región de Northumbria y, sobre todo, las incursiones de los escoceses.

Su reinado, al que se le califica de terrorífico, estuvo dividido en dos etapas; la primera desde 947 al 948, cuando el rey inglés Eadred le echó de la ciudad, y la segunda entre 952 y 954. cuando acabó sus días en la batalla de Stainmore (cerca de Jorvik), al parecer en una emboscada preparada por sus propios hombres.

Se sabe más de su vida que de la de otros reyes vikingos de Jorvik por haber coincidido con Egil Skallagrimsson, célebre escaldo (poeta) islandés del que se escribió una se las sagas más populares. Según se cuenta en esta saga, Egil, que ademas de escaldo y guerrero estaba versado en runas, ocasionó el exilio de Erik de Noruega con un conjuro rúnico.

Los azares de la vida hicieron que años más tarde una tormenta arrastrase el barco de Egil hasta las cercanías de Jorvik, cuando ya estaba allí reinando su enemigo Erik.


En este festival se muestra parte de la vida de  Erik Hachasangrienta, con cientos de recreacionistas participando en dos grandes batallas. Por la mañana se representa la que supuso la subida de Erik al trono de Jorvik. Por la noche, su muerte en la cercana Stainmoor. Esta última acaba con unos espectaculares fuegos artificiales que simbolizan su ascensión al Valhalla.

Durante el festival, también puede verse un mercado de artesanía y comida tradicional y la representación de una boda, oficiada en latín, en la que dos familias enemigas se enlazan para olvidar sus rivalidades.

El Jorvik Viking Center es un museo dedicado a los vikingos en la ciudad inglesa de York. Está basado en el periodo vikingo de la ciudad, con los restos encontrados en excavaciones arqueológicas (que aun continúan): restos humanos, fragmentos de madera, cuero, metal, tela. En una parte del museo han reconstruido el Jorvik de antaño, con casas y muñecos a tamaño natural, con una ambientación de los sonidos y aromas de aquella época. Algunos de estos modelos humanos han sido reconstruidos a partir de los esqueletos encontrados en las excavaciones arqueológicas, usando las tecnologías utilizadas por los cirujanos plásticos para mostrar a sus clientes la evolución que experimentará su físico tras la posible intervención.



artículo publicado en Scandinavica  
texto, vídeo y fotos © manuel velasco